Skip to content

El verdadero John Nash, si es que hubo tal. Un amasijo de locura/brillantez/excentricidad

nash1.jpg

A mi me gustó mucho la película A Beautiful Mind de Ron Howard (2001). No sé si Russell Crowe actuó como para ganarse un Oscar (en realidad se lo ganó Denzel Washington por Training Day ), y seguramente me enganchó mucho mas en Gladiator, pero mis gustos cinematográficos son bastante banales.


Y tampoco me preocupa mucho recordando la película que vi ya hace unpar de años, si se trató de una buena o mala transposición (preocupación central del interesante libro del argentino Sergio Wolff Cine/Literatura Ritos de Pasaje, Paidos, 2001 ).

Después de todo la película salió entera de una fascinante biografía A Beautiful Mind: The Life of Mathematical Genius and Nobel Laureate John Nash que escribiera Sylvia Nasar.

Nasar es una economista y periodista y plasmó la biografía multifacetica del genio loco. En su obra se hace un recorrido comprensible de la teoría de Nash y se pasa revista con detalle a sus alucinaciones y desvaríos sin en ningún momento endiosar la locura.

Uno de sus aportes mas interesantes -totalmente ausente en la película- son las infinitas maquinaciones llevadas a cabo por el comité de los Nobel antes de darle el premio a alguien de quien primero no se sabia si aun estaba vivo, y después si podía ser premiado siendo parte del mundo de la locura,

Todos sabemos que Hollywood se toma sus licencias. Que generalmente son recompensadas con una buena parva de publico y de dólares. Pero en este caso la película me brindo dos buenos motivos de alegría.

Por un lado me enteré de que había existido un matemático llamado John Nash, que encima había ganado el premio Nobel de economía 1994, que ese premio se lo habían dado por desarrollos fabulosos en la teoría de los juegos, y que encima de eso había estado loco deschavetado durante 25 años de su vida. Ademas de haberse casado con una belleza sin fin (interpretada en la película por Jennifer Connelly, que si se ganó el Oscar como mejor actriz de reparto). Demasiadas novedades interesantes como para pasar por alto esta película.

Sin embargo visitando algunos de los sitios webs que lo tienen a Nash como protagonista me encontré con una pieza exquisita, su discurso ante la entrega del premio Nobel en Oslo que incluye fascinantes elementos autobiografíicos.

Porque lo mas interesante de la película es tratar de decelar hasta que punto Nash descubrió una importante teoría matemática gracias o a pesar de la locura. Otro aspecto no menos interesante es saber cuan consciente Nash estaba de su locura hasta el punto de que el mismo la responsabiliza de sus éxitos y de sus fracasos, y en que medida todo el episodio nos enseña algo acerca de las intrincadas relaciones que hay entre genio, locura, sufrimiento y humanidad (tema bien estudiado en el librito de Philippe Brenot El genio y la locura).

Estando ya en la escuela secundaria Nash leyo el conocido Men of Mathematics de E. T. Bell y pudo probar el clásico teorema de Fermat acerca de un entero multiplicado por si mismo p veces donde p es un número primo.

Entró en la Universidad de Carnegie Mellon para estudiar ingeniería química, se pasó luego a química y finalmente a matemáticas, donde descolló tanto que recibió simultáneamente los títulos de Bachiller y Master en Science. Fue aceptado para hacer cursos de postgrado Harvard or Princeton y finalmente eligió esta ultima ya que estaba mas cerca de su casa.

Cuando aun cursaba en Carnegie tomo un curso electivo en Economía Internacional y a partir de ese momento inicio una serie de elucubraciones que lo llevarían a escribir su paper El Problema de la Negociación publicado mas tarde en Econometrical. Fue esa idea seminal la que lo llevó cuando era un estudiante graduado a interesarse en los estudios sobre teoría de los juegos tal como habían sido desarrollados por von Neumann y Morgenstern. Aunque el trabajaría en una versión heterodoxa de los juegos no- cooperativos

Estuvo como docente en MIT desde 1951 a 1959 y en el medio recalo como miembro temporario del famosisimo Institute for Advanced Study in Princeton.

La Academia Real Sueca de Ciencias les otorgo en 1994 el premió Banco de Suecia en Ciencias Económicas a la memoria de Alfred Nobel, 1994, en forma conjunta a John C. Harsanyi, University of California, Berkeley, CA, USA, Dr. John F. Nash, Princeton University, Princeton, NJ, USA y al Dr. Reinhard Selten, Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität, Bonn, Germany, por sus análisis pioneros acerca del equilibrio en los juegos no cooperativos.

Nash fue el primero en hacer la distinción entre juegos cooperativos en los que se pueden llegar a acuerdos y juegos no-cooperativos en donde estos no son posibles. Nash desarrollo el concepto de equilibrio para juegos no-cooperativos que mas tarde se llamo equilibro de Nash

Nash propuso dos interpretaciones del concepto de equilibrio. Uno basado en la racionalidad y otro en las poblaciones estadísticas. De acuerdo a la primera, los jugadores se perciben como racionales y tienen información completa acerca de la estructura del juego.

Dado que todos tienen información optima pueden computar la elección optima de estrategias por parte de los demás y si todos esperan el mismo equilibrio de Nash, entonces no hay ningún incentivo para nadie para cambiar la estrategia.

La segunda interpretación en términos de poblaciones estadísticas es sumamente útil en los juegos evolutivos (muy utilizados en la biología) para tratar de entender como los principios de la selección natural operan en la interacción estratégica entre especies.

Los usos de la teoría de Nash han sido multiples y útiles en el análisis del oligoplio, en la competencia entre firmas. También se lo ha utilizado en macroeconomía para formular politicas económicas, en la teoría del comercio exterior, en la economía ambiental y de los recursos, buscando siempre mejorar nuestra comprensión de las interacciones estratégicas complejas.

A pesar de su enorme utilidad este criterio de equilibrio tiene algunas dificultades formidables entre ellas el de no ser suficiente para saber como terminar el juego. Ademas supone algo que en la mayoría de los casos no sucede y es que cada jugador sabe todo lo que el otro también sabe de el y viceversa, El proyecto de los coganadores del Nobel Reinhard Selten y John C. Harsanyi fue justamente cubrir estas insuficiencias cruciales con sus teorías de perfección de los subjuegos y con la teoría de la información incompleta -ambos casos, refinamientos de la noción de equilibrio original de Nash.

Mucho mas interesante que una descripción de sus éxitos (erráticos) en las matemáticas, es la descripcion que el mismo Nash hace de su pasaje de la racionalidad científica al pensamiento fantasioso de los esquizofrenicos.

Nash se habia casado con Alicia nacida en El Salvador en 1957. Sus primeros episodios de locura se manifestaron a principios de 1959 cuando su mujer estaba embarazada. Fue por eso que renuncio al MIT y después de 50 días bajo observación se escapo a Europa donde quiso ser tratado como un refugiado politico.

Posteriormente paso entre 5 a 8 meses internado varias veces en contra de su voluntad. Dice haberse dado cuenta de su locura y de como combatirla después de haber pasado un largo tiempo internado.

Pero Nash era consciente del precio que pagaba por ser normal y se lamentaba de tener que renunciar a lo mítico e irracional, que de alguna manera imaginaba como fuentes de su genio, y tener que acomodarse a la mediocridad de lo cotidiano.

Tenia 66 años cuando le otorgaron el Premio Nobel y era consciente de que difícilmente un matemático pudiera añadir mucho a sus exitos anteriores llegado a ese momento, pero irónicamente su opinion fue que los 25 años completos de lo locura que habían existido en el medio arrebatándole casi la mitad de su vida útil a lo mejor le podrían servir como estimulo y desafío.

Ya sea que leamos el libro o veamos la película no cabe duda de que la linea que separa la brillantez, de la excentricidad y la locura están demasiado cerca una de las otra como para poder desentrañarlas.

La aparición de una obra como The Music of Madness (2002) de Tracy Harris -una flautista exceocional que tambien descendio a los infiernos de la locura volviendo magicamente al nuestro- muestra que la locura no es -como quiere hacernos creer la psiquiatría mas berreta- un viaje de ida. Que tiene sus costos -en algunos casos demasiado altos- como para que alguien que no estuviera loco decidiera volverse tal para pagarlos es otro dato que no conviene olvidar.

Published inInfonomia

51 Comments

  1. Comment author's Gravatar Mer

    Efectivamente, como han señalado , creo que tres lectores, la curacion de este genio ha sido el AMOR, el pedir con Fe a Dios, Creador, o como queramos llamarle. El actua cuando se lo pedimos, por medio del libre albedrio que nos dio. A esa curacion ahora se le llama espiritual, sanacion cuantica etc. Debieramos todos aprenderla y practicarla (Jesus la enseño:
    Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré, – Juan 14:13- 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *