Skip to content

Fin de año masacrizado, es decir devenido masivo para los proams.

Hay algo de muy particular en este fin del año 2010. Y no me remito a eventos macro que hacen temblar el pulso como fue en nuestro caso la conmoción de la estación Constitución hace apenas dos días, o la catástrofe de Villa Soldatti, o el desbande que provocó Wikileaks, o la salvación de los mineros en Chile, cualquier acontecimiento anoticiable.

Porque de esos hubo innumerables, como los hay todos los años. Y de catástrofes, sorpresas, magnicidios o asuntos de los otros ha habido infinitos, y ya que esta semana es de balances, basta con ir a cualquier medio y tener el listado. Aquí tenemos una selección mejor que el promedio.

Pero lo que cambió para mucho y para bien este año fue la forma de contar esas mismas historias y mucho mas lo que devino de nuevos soportes donde ubicarlas, provenientes de múltiples factores, pero fundamentalmente de algunos como los siguientes, aunque hay muchos otros conexos:

El reconocimiento de que la narrativa transmedia no es un capricho o una alternativa opcional sino la forma misma de representar la realidad en estos tiempos de dominación de la pantalla (buen ejemplo la charla que dio Carlos Scolari en nuestro curso Edupunk en Baeza.

La definitiva eclosión de nuevos formatos de exhibición, lectura, browseo e intelección de imágenes y textos permitiendo generar nuevas formas de comprensión de la multicausalidad. (buen ejemplo embrionario Eyewitnnes de The Guardian)

El advenimiento de programas y aplicaciones que permiten generar orden a partir del ruido generado por datos masivos mostrando gráficamente fenómenos inexistentes hasta hace poco debido a nuestra capacidad de detectar su conectividad (buen ejemplo Flipboard, hoy solo para la IPad pero pronto en la web).

La emergencia lenta (a nuestro gusto) pero progresiva de nuevas herramientas para escribir, anotar, definir o imaginar relaciones y contactos entre fenómenos dispersos o entre individuos aparentemente inconexos.

La proliferación de una literatura ingente y cada vez mas llamativa, que rompe todo formato disciplinario pero especialmente los conceptos acartonados de siempre (buen ejemplo El Caparazón)

La puesta en marcha de proyectos de investigación y de publicación (buen ejemplo Educación invisible de John Moravec & Cristóbal Cobo) que encarnan las máximas de El Paréntesis de Gutenberg.

La inundación de videos en Youtube que solo con hacer un par de distinciones perspicaces, generan una tendencia (Buenos ejemplo en COSI: Cloud Oriented Subgraph Identification in Massive Social Networks)

La facilidad con que con un poco de intuición con mucha transpiración, pero gracias al devenir commodity de las herramientas, se pueden hacer clones o mashups con increíbles efectos didácticos o demostrativos (buen ejemplo partir de esto El Datf Punk Technologic llegar a esto.

La rapidez con que se pasa de la idea al prototipo y del prototipo a un resultado eventualmente escalable, y quizás comercializable, en trabajos hechos por alumnos o estudiantes (buen ejemplo Pizarrón 2.0 u Oìd Mortales 2.0.

En fin hay mil y un ejemplos demostrando que si la revista Time del 2006 adelantaba anunciando que los personajes del año éramos nosotros (porque tardamos 2 o 3 mas en hacerles caso) pero atrasa promoviendo a Zuckerberg por encima de Assange, lo cierto es que cada día podemos pensar mejor, cada día podemos actuar mas originalmente, cada día podemos juntarnos con mas y con mejores, todo gracias a la potencia de la red convertida en un catalizador de deseos y voluntades.

Que siempre los hubo pero que necesitabas de los intermediarios como San Dinero, San Poder y San-Aquí-mando-yo, para ser algo mas que un juguetito de garage y convertirse en una nueva forma de pensar colectiva que recién empieza y que de desarrollara de ahora en mas sin parar.

Published inCátedra DatosConvergencia CulturalCrónicasDiseñoIrreduccionismoPolialfabetismos

One Comment

  1. […] Fin de año masacrizado, es decir devenido masivo para los proams – En fin hay mil y un ejemplos demostrando que si la revista Time del 2006 adelantaba anunciando que los personajes del año éramos nosotros (porque tardamos 2 o 3 mas en hacerles caso) pero atrasa promoviendo a Zuckerberg por encima de Assange, lo cierto es que cada día podemos pensar mejor, cada día podemos actuar mas originalmente, cada día podemos juntarnos con mas y con mejores, todo gracias a la potencia de la red convertida en un catalizador de deseos y voluntades. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *