Skip to content

Comprando mas libros en Nueva York y tambien en Boston (II)

digitalphoenix1.jpg

2. Digital Phoenix : Why the Information Economy Collapsed and How It Will Rise Again Bruce Abramson. MIT Press, 2005

Del mundo chato al mundo pinchudo

Salíamos del podio en la presentación del proyecto Mi primera laptop de Intel, y el presidente de Telefónica le pregunto a Anand Chandrasekher, Vicepresidente y Gerente General de Ventas y Marketing de Intel Corp si había leído el último libro de Thomas Friedman The World is flat (ver nuestra impresión del libro en El achatamiento del mundo. Buen diagnóstico pero dudoso encuadre). Eso es globalizacion de la buena, instantaneidad en la transmisión, captura acerada de la realidad y propagación memetica en tiempo real.

Lamentablemente el libro de Friedman -mas alla de su ojerosa ideología hiperconservadora- pierde en profundidad lo que gana en visión. Ademas se olvido de algo importantisimo, a saber de las fracturas y las discontinuidades, las idas y vueltas de los procesos, su reversibilidad transitoria. Como buen periodista que es sucumbe a las mieles del presente y le falta perspectiva histórica (como esa maravillosa que descorcha Edward Chancellor en Sálvese quien pueda. Una historia de la especulación financiera).


Pues bien antes que seguir mancillando el honor de Friedman conviene asomarse a otras propuestas mas recientes que complementan la suya, y que por fin nos ayudan a entender la naturaleza ciclica de la era internetiana (no menor que la del capitalismo en su conjunto) y que nos expone no una era de crecimiento bonachón sin fin, sino mas bien una estrategia anónima de serrucho que permanentemente (como en los peores terremotos que nos asolan últimamente como el de Pakistán que ya se llevo 30.000 vidas) borra con el codo lo que escribe con la mano, para volver a escribir una historia lleno de sonido y de furia que cada tanto significa algo.

De esta relectura a la vez penetrante pero mucho mas madura que el infantilismo juvenil de Friedman esta hecho Digital Phoenix. Abramson, es un abogado de la Georgetown University y también ostenta un doctorado en computación de Columbia University lo que lo pone (quizás en mejor posición aun que Richard Boyd, Lawrence Lessig, Cass Sunstein y Yoachi Benkler, el cuarteto de gurues estrellas del derecho en Internet) en una situación de dar una explicación económica (pero no economicista) de la explosión de la burbuja financiera

Para Abramson (y sus tesis fueron preanunciados en el 2001 por Michael Porter en su articulo seminal “Strategy and the Internet,” Harvard Business Review, March ; 2001y retocadas astutamente por Nicholas Carr en Does it matter?) confundidos por los teóricos de la redes (antes de que existieran esa especialidad, porque en esa época ni Barabasi, ni Buchanan, ni Watz & Strogatz ni Huberman eran profetas en esta tierra) los inversores descarados suponían que las startups punto.com podrían arrancar beneficios monopolicos de una web en expansión geométrica (de allí la burbuja), mientras que en realidad Internet dio lugar a una guerra a muerte de precios a la baja donde ganar plata es tan difícil hoy como hace cinco años atrás (y de allí el colapso).

Ganancia pública, perdidas privadas

Abramson lo dice mil y una veces en el libro, Internet -ejemplo de una industria de redes precedidas previamente por el telégrafo, los ferrocarriles, la red eléctrica, las redes telefónicas y la red automovilística- genera un inmenso valor publico pero que es muy difícil de privatizar en términos de monetización.

Pero como Abramson porta los dos sombreros, tanto el de economista como el de abogado, en vez de solazarse en el pasado (para alabarlo como lo hizo Robert Reid en Architects of the web. 1000 days that built the future of business. Nueva York, Wiley 1997 o denostarlo como lo hizo mucho mas recientemente John Cassidy en Dot.con: The Greatest Story Ever Sold, 2003), lo que le interesa a Abramson es detectar cual será el motor del próximo crecimiento, Y para el estos son inequivocamente los derechos de propiedad intelectual

Para ello Abramson se concentra en el juicio antimonopólico contra Microsoft, la emergencia de Linux como sistema operativo alternativo (aunque para ser serios Linux recién penetro un 6% de este mercado y difícilmente crezca al punto de destronar a Windows durante un larguisimo tiempo) y la batalla de la industria discográfica en contra de la bajada gratuita de música (que en nuestro país esta teniendo como modelo el juicio que la CAPFI le esta hacienda telefónica ver El fin de la libertad. Capfi vs Speedy

Abramson escribe brillantemente y logra con una mirada poliocular mostrar las intrincadas y contradictorias relaciones que hay entre copyright, leyes de patentamiento, tecnología y marketing. Entre sus múltiples virtudes esta darle al mismo tiempo al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. Por cuanto defiende el derecho del gobierno para enderezar los abusos en los derechos de propiedad intelectual, pero al mismo tiempo defiende ua régimen de propiedad intelectual mas o menos laxo que fomente la competencia y la innovación

Mientras que Information Rules de Carl Schapiro y Hal R Varian nos descubrían las reglas de la información en abstracto , Abramson uso todos sus valientes puntos de vista para reintepretar de cabo a rabo los 10 años de internet comercial. El resultado es magistral, la enseñanza duradera. Bienvenido al Panteon Bruce Abramson.

Published inComprando libros

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *